viernes, 7 de octubre de 2011

Nokia 100

Hace unos 12,254 años, días más, días menos, cuando el zotaco de Nñuk le grito desde una lejana colina al cochino de Tuamch, que le apestaba el sobaco, las comunicaciones han evolucionado de forma sorprendente.

Tengo aun en mi casa, que es solo mía, el que sería mi primer celular, un Nokia 100. Era el aparato telefónico para tratar de comunicarse y apantallar idiotas, mas incomodo y estorboso del universo, aparte la batería le duraba de cuatro a siete minutos llamando y unas doce horas en standby, la verdad casi ni lo usaba y todavía sigo tratando de averiguar ¿Qué fregados pensaba cuando lo compre? En ese tiempo humildemente, era yo dueño de un Tsuru II y el mendigo teléfono pesaba más que mi carrito.

Tampoco había chance de comprar las tarjetas de prepago y mucho menos podías ir a un OXXO a cargar saldo, bueno creo que el OXXO todavía se llamaba SIX y no vendían cappuccino, en fin, el celular a huevo era por contrato, costaba, en aquel entonces si la memoria no me falla como a Hox, 200 pesos al mes, tenias no sé cuantos minutos de tiempo aire y lo demás te lo facturaban y redondeaban para que pasaras a depositar, si no te lo cortaban.

Todavía recuerdo la vez que me llego una cuenta de cómo mil pesos de los de 1995 por que según la factura, hice tres llamadas a Cuba y se me hace, que en Cuba ni celulares había, se comunicaban aun a cocazos… La cuestión es que me negué de forma rotunda a pagar la cuenta y cada mes me enviaban una y otra vez la mendiga factura y en una ocasión me amenazaron con embargar la casa y me cambie de casa mejor.

Hoy el Nokia 100, es un flamante refrigerador subcero en la casa de las polipocket de mis dos retoñas.

1 comentario:

  1. Wooooow!
    Pues mira que si traías cargando un ladrillito eh!!
    Creo que sirve más como refri, jejejeje!

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.