lunes, 28 de septiembre de 2009

En Resumen

De no ser por el calor insoportable la fiesta de mi Sobrina-Ahijada hubiera sido una de las menos divertidas a las que he asistido últimamente. Algo que me agrado de la fiesta es que de nuevo pude ver a mi primo Sender Eleven Eleven, que con eso de que a todos los policías fiscales les dieron finiquito involuntario de contrato, pues ya se regreso de Reynosa Tampaxaulipas a vivir de nuevo a Manzanas y no había tenido la oportunidad de verlo.

Me comí dos hamburguesas –casi a escondidas- y como cinco coca colas, de verdad el calor está bien cañón, lo único malo y que creo que es lo que hizo que no fuera tan buena fiesta es que no me dejaban fumar, y no por el local que no era cerrado ni por que hubiera 300 mocosos corriendo y bañándose en la alberca si no por que frente a mí se sentó mi cardiólogo… pero nomas que averigüe quien de los dos –Mi compadre o mi prima- invito al doctor, me la va a pagar.

Ah el regalo fue un prefume de esos que ahora fabrica Walt Disiney... Escencia de Tribilin, creo que se llamaba.

5 comentarios:

  1. aguas con la esencia de pluto, está está bien cañona...!

    ResponderEliminar
  2. pues al menos pasaste un buen momento en la fiesta!!

    ResponderEliminar
  3. ... ira!!!... si no te cuidas (y en vez de coca tomas leche), vas a volver a sacar otro susto!!!...

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.