domingo, 29 de marzo de 2009

Festival de Danza

Pues fui a un festival de danza invitado por mis retoños, ellas querían ver a su amiga Sarita por que iba a bailar Jazz y ahí vamos… El primer numero fue un grupo de danzas polinesias.

No hay forma de describir ni cuantificar, lo que mi cerebro se daño: Pinché baile tan mas aburrido, monótono y feo, tanto mas o igual que su música, puros tambores, flautas y maracas. Pero eso no fue lo peor, se chingaron seis numeritos que duraron, una eterna hora.

A eso de las diez de la noche, mis hijas ya estaban hasta la madre de aburridas y les dije: Hijas mías, nunca repitan, las palabras que voy a decir a continuación: ¡Que se chingue Sarita! ¡Vamonos a la casa!

¡Que carajos! Los bailes polinesios, son una mamada.

6 comentarios:

  1. Todo por darle gusto a las pequeñas Sender.
    Eso es ser un buen padre, pasartela del nabo mientras tus hijas.....También?
    oops!!
    Que clase de padre eres?
    (:(

    ResponderEliminar
  2. No se quien sea Sarita, pero... si tu lo dices... que la chingue!!!...

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.