lunes, 16 de febrero de 2009

Pueeeeeerco, Puerco, Puerco, Puerco, Puerco, Puerco.

Este fin de semana, a mi tio Sender Ed, se auto festejo su cumpleaños, y lo quizo celebrar en compañía de sus amigos de la cuarta edad sus sobrinos y sus hermanos, asi de de añadidos íbamos mi hermano Sender Melon, mi compadre Balta –que es su yerno- y el que esto escribe. La celebración se llevo a cabo en un rancho que tiene en Camotlàn de Miraflores, para tal evento, mando a matar un puerco que preparon en nuestra presencia.

A eso de la tres de la tarde, ya le estabamos dando duro al cerdo, primero los cueritos luego todo lo demás, tripas, labio, cachete, pancita, chicharron y demás porquería y menudencias que el caso amerita, ya como a las seis de la tarde, después de dos botellas de tequila una de wisky y harta cerveza, se retiraron la mayoria de los comensales y yo para variar, no podia pararme, ni caminar de tanto que trague, con decirles que fue necesario desabrocharme el pantalón ya no me cerraba el wey.
¿Y la dieta 2009? Muy bien, gracias.

9 comentarios:

  1. Yo de la dieta ni me acuerdo,en fin hemos fallado con falsas promesas

    ResponderEliminar
  2. uuunas carnitas con una salsa criminal y que andas haciendo.

    ResponderEliminar
  3. Tengo hambre, ¡Gracias cabrón por recordarme mi miseria!

    ResponderEliminar
  4. Ya ni a los puercos jotos del camotlan respetas.

    ResponderEliminar
  5. asi que fuiste el matador del cerdo?

    Te comiste todo su relleno?

    Te parecio tan SU-CU-LEN-TO ese cerdo que no dejaste de CO-MER-TE-LO?

    ResponderEliminar
  6. Nomás pq te respeto, mi estimado Sender... pero comiste como puerco!!!...

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.