sábado, 14 de febrero de 2009

Gringas Jaladoras

No mamen me acorde de esto.

Corría el año de 1993 y como mi novia de ese entonces, andaba de vacaciones en los united y la otra me corto, pues estaba en mi casa, calculando el porcentaje de inflación para el 2000 y en eso, me habla el Davis y me dice -oye wey, vente al Chiplo, estoy con dos gringas jaladoras- que me meto en chinga a bañar, me tallo bien las verijas, me perfumeo todo, salgo todo dandi y ahí voy hecho la madre que me pario en mi tsuru II.

Llego al Chiplo y ahí estaba el Davis con las dos gringas, una delgada dos tres guapa y una gordita sabrosa no muy guapa o sea chubby, luego, luego pensé este cabron me va a dejar la gorda, total ya me bañe y ya estoy aquí. El Davis me las presenta mira esta buenona es Amy, y la cachetona es Ely, no saben casi hablar español, total empezamos el cotorreo medio en ingles medio en español, el vato las había conocido la noche anterior en el Enjoy y las había invitado a comer, total que en una de esas, se fueron al baño y me dijo -ya está hecho wey, están rentando un depa en la audiencia, y ya le dije a Amy, que ¿que onda? si nos compramos una botella y nos vamos para allá, dice que si, pero que su amiga la gorda no está muy segura- dije o sea ¿gorda y apretada? me lleva la fregada, si quieres me desconecto y me voy- ¡no mames! me dijo -¿Como me desafano a la gorda? nel wey, ahorita la convences- en fin, regresaron y me aplique con todo y convencí a la gorda, nos dieron la dirección del depa y que nos esperaban allá en media hora.

Sale, ahí vamos a comprar una botella de herradura para ponerlas hasta el kake, y darles para sus chicles, lo primero fue encontrar el pinche depa, para los que no conocen manzanas, la playa de la audiencia está entre dos cerros llenos de hoteles -entre ellos las hadas- departamentos y casas, el pedo fue, que nos lanzamos al cerro de la izquierda y nada, luego al cerro de la derecha y nada, que el depa estaba hasta la punta de mero arriba, eso si, eran unos pinches condominios de poca madre, con vista al mar, resulta que la gorda era hija de un wey millonario de Dallas, bueno eso lo supe después, en fin, como a la hora dimos y llegamos al lugar, no, no, no, otro pinche pedo, el departamento muy fregón, en la sala una tele gigante con parabólica y todo al tiro, y fotos de Ely cuando era delgada -por cierto estaba bien buenísima en las fotos- dije, no pos de aquí soy, me imagino a la de la foto y listo.

Empezamos a chupar tequila para aligerar el ambiente, toda aca muy bien, risa y risa aunque, no sé de que se reían, si no sabían casi ni madres de español, el pinche Davis bien aplicado con la Amy y yo batallando con la Ely, que cada cinco minutos se iba a una recamara, que me imagine era la suya, como a la media hora estábamos por el quinto o sexto caballito cuando la gorda se para espantada gritando ¡My baby! ¡My baby! y el Davis y yo con cara de ¿Qué pedo? ya se le subió el tequila, y sale corriendo a la recamara, como los cinco minutos sale con una bebe de tres meses en los brazos ¡plop! ¡No mamen! pinche Ely, acababa de tenerla -como que se me bajo la peda que apenas esta carburando- se para Amy y ahora, estaban las dos haciéndole cariñitos al la bebe –Doris- bien tiernas, muy bonito cuadro, voltee a ver al Davis que también estaba pensando lo mismo que yo –ya valió madre la cogida con estas rucas- en fin, como nuestra capacidad de adaptación es algo fuera de lo común, pues empezamos a chulear a la bebe y ja ja ja que bonita esta, se parece a ti y la madre, total que como no queriendo la cosa, empezamos a tocar retirada y que para no incomodar a la criatura ya nos vamos.

Saliendo, le puse unos madrazos al pendejo del Davis y lo mande a pata por hacerme perder el tiempo, en realidad no lo golpee ni lo mande a pata, pero pendejo si le dije.

Ya después supe, que Ely se había venido para México por que la había embarazado un primo, y su papa no sabía, como al año, se caso con el hijo de la Peperami, un menso que estaba en la Universidad con nosotros, y ahora el cabron, se la pasa bien de poca madre, vive en el condominio, viaja a los united cada que se le da su chingada gana, la actual crisis –que calcule muy bien- le pela los huevos, trae una hummer, y su suegro lo quiere mucho.

¿Y Doris? Un día de estos, va a ser Miss universo.

4 comentarios:

  1. No mames tu historia de conocer a Paris Hilton fue buenisima, no sabia que tenia un bebe. Yo hubiera arrojado a ese guey en un barranco

    ResponderEliminar
  2. Para mí que eran hombres y te inventaste el rollo del bebé para no verte tan pendejo.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja...

    Historias de condominio en Audiencia Hills...

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.