lunes, 22 de marzo de 2010

Jubilación

Pues ya por fin la secretaria de la administración goza de su jubilación. Y no es que esté contento, pero ya era hora de que cambiáramos de secretaria, a esta, la edad le empezaba a hacer estragos en su persona y su forma de trabajar, aunque no es justo atribuirle todo a su edad, ya que según se, desde joven demostró una enorme incapacidad para el desarrollo de sus funciones.

En algunas ocasiones, los oficios que se formulaban llegaban tarde a su destinatario, o se le olvidaba guardar copia en nuestro archivo, otras, se equivocaba de persona. Un oficio o memorándum dirigido al gerente, bien le podía llegar por error a un chofer o una llamada de atención, por parte de la administración a un aseador, le llegaba a un subgerente en México.

A veces le tomaba hasta dos horas hacer un oficio: 10 minutos escribiendo y 110 minutos hablando por teléfono, aparte era medio sorda, claro su sordera era bastante selectiva, solo escuchaba un buen chisme pero nunca una clara instrucción.

Siempre había que tener cuidado con revisar los documentos, uno podía fácilmente dictarle un oficio al municipio solicitando la mejora del servicio de recolección de basura y ella transcribía un resumen en latín de La Odisea.

Solo falta ver que tal sale la nueva secretaria… 3D.

1 comentario:

  1. Estás que te mueres porque contraten a una secretaria joven y guapa, no importa que sea igual de inútil, mientras esté muy guapa..

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.