martes, 19 de enero de 2010

Pesadilla II

Me cae que cenar pesado no trae nada bueno: Ayer así como distraídamente, me cene un sándwich de arrechera con queso, mantequilla y mostaza, de postre, un cereal que contenía Corn Flakes, All Bran y Frutilupis, mas mi vaso de leche extra, para no sentir hambre a las dos o tres de la mañana.

La cosa era de esperarse… Que me dan pesadillas, pero no crean que fue una pesadilla común y corriente de esas bien chafas, de que quieres volar y no puedes o que quieres correr, y se te chorrean las patas, no esta era algo así como la versión mexicana de "La Sombra del Vampiro" Donde el malo era el típico vampiro Nosferatu, blanco igual que churro crudo, con nariz de gancho guamuchilero y pelón más que nada.

Resulta que yo estaba solo en la casa de mis papas y todo el pueblo, estaba encerrado en sus casas por que temían que el vampiro los atacara, ya iban para eso unas seis víctimas. Afuera no se oía ni un claxon, ni siquiera el suspiro de un grillo, entonces la puerta de la cocina rechino (En todas la películas de terror hay algo que rechina… ah pero este es un sueño… de todos modos rechino) y yo que me escondo debajo de la cama, por que por alguna extraña razón sabía que era el vampiro, pero no crean que yo era un collón improvisado, si no que tenía en una mano una cruz, en la otra agua bendita y una estaca y el celular cerca, por si algo salía mal.

Después de un rato la casa se quedo en total silencio, pensé que el vampiro al ver la casa vacía, creyó que no había nadie y cuando ya me iba a salir de debajo de la cama, vi que abría la puerta de la recamara y entraba.

Como dato curioso y adicional, por que es algo que nunca nadie se había tomado la molestia de describir, es que el vampiro no traía zapatos, traía una especie de huaraches, también note que las uñas de los pies eran como garras de buitre, eso si bien arregladas y pintadas de negro. Vi como se movía de un lado a otro de la recamara, me imagino que los vampiros todos tienen un sexto sentido no como el de las mujeres, que dividen los colores a su antojo, si no que sienten la presencia de un ser humano o lo olfatean o a lo mejor las dos cosas.

No les voy a echar mentiras, yo estaba muerto de miedo y el corazón se me salía por una oreja, fue entonces cuando note que el vampiro se acercaba al lugar donde yo me escondía y lentamente se agacho, para veri si estaba yo debajo de la cama, al darme cuenta de esto, rápido agarre la estaca y madres se la atravesé en la cabeza, le entro por debajo de la boca y le salió por la mollera… que reguero de sangre.

Es lógico que un vampiro al ser herido truene como globo con agua, pero la sangre que le sale a un vampiro no es roja, más bien es como morada acercándose al negro.

Pinche vampiro, empezó a dar vueltas como loco y a golpearse contra las paredes, después de unos dos o tres minutos, cayó al suelo y se empezó a encoger hasta quedar de unos treinta centímetros… Entonces, todo el sueño empieza de nuevo, cada cosa como la primera vez y una y otra vez el miedo al vampiro y su muerte… que chinga.

Es por eso amigos que les digo, cuando cenen háganlo con moderación, un sándwich o nomas el cereal. Pero no revuelvan.

4 comentarios:

  1. Seguro que no le pusiste hierbitas vaciladoras al sandwich?

    ResponderEliminar
  2. ahora si que, si te estabas cagando del miedo en tu sueño, no quiero imaginar como despertaste de tanto que tragaste.

    xhaludos

    ResponderEliminar
  3. estimado sender: asegúrate de poner la mariguana y las especias en recipientes diferentes y con sus respectivos nombres... te evitarás problemas posteriores.

    y no te olvides de tomar tu haloperidol, seguro que por eso no pudiste dormir bien.

    ResponderEliminar
  4. Seeender!!
    Vaya que te fue mal en tu sueño eh!!
    Cena más ligero por fis!!
    no vayas a tener un problema cardíaco!!
    Cuidate!

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.