jueves, 10 de diciembre de 2009

Carterazo

Fin del experimento No 23… ¿Eh?... Ah sí ¿Que tal amigos? ¿Cómo se la están pasando en esta temporada prenavideña de ajetreo comercial? Donde todo mundo está ya sacando cuentas para ver si le va alcanzar para los regalos, y toda esa sarta de mamadas que se dan en este tiempo de comprar cariño, siempre y cuando no sea gravable.

El tema de hoy es un tema un poco delicadon ¿No sé si recuerdan en un post anterior que les platique que llegue con mi amigo el taquero y se me había olvidado la cartera? No, bueno pues ustedes se lo pierden.

El día de hoy me sucedió algo similar, al venir de regreso a casa de dejar a mis ñoñas a la escuela. Llegue a una tienda de esas OXXO pero que aquí se llaman KIOSKO y muy chingon me compre un cappuccino y agarre una hamburguesa para desayunármela viendo la tele o algo así, como lo hacen ustedes los humanos ¿pero qué fregados? que al sacar la cartera, nada mas traía veinte pesos… si señores o sea “Sender solo traía veinte mondrigos pesos en su cartera” ¡Que naco!

Por lo regular en mi cartera siempre traigo minimo 500 pesos, eso es por que si hay algo que me ha enseñado bien mi padre es que “Vayas a donde vayas, en la cartera siempre hay que traer una quinina , por si ocurre una emergencia o si se cruza una chamaca” El asunto es que nunca hay que andar de mendigo perro.

La cosa es que no traía dinero y yo se que siempre traigo dinero, así que de inmediato le hable a mi mujer por teléfono y le pregunte si me había agarrado lo que traía en la cartera y resulta que sí, que en la mañana no se sentía bien y fue a la farmacia, claro primero vacuno la cartera , y que no me despertó pos por que me veo muy bonito dormido ¿Ahora resulta puesn?

Claro que no es la primera vez que me sucede algo similar, ya en una ocasión anterior, fui a un restaurante con unos cuates y ándale a la hora de la cuenta tuve que fingir un orgasmo y me fui corriendo al baño, hacer corajes nada más.

La verdad, la llamada que hice a mi mujer, incluso se podría decir fue de rutina pero necesaria, si, ella tiene que estar enterada que a mí nadie me hace menso y que si me asaltan me entero, además de que aprovecho para manifestarle mi inconformidad por la vergüenza de tener que regresar la hamburguesa, pinches cajeros han de pensar que uno se los quiere tranzar.

Pues si señores amigos míos, los que sean solteros o casados da igual, el día de hoy han aprendido una lección “Nunca andar de mendigos perros sin dinero y en las noche esconder la cartera”

8 comentarios:

  1. Francisco: Que la boca se te haga chicharron y el cuerpo tambien.

    ResponderEliminar
  2. No te conté que le mandé un mail a tu mujer con el siguiente link?

    http://absolut-azul.blogspot.com/

    Que jodidos los Kioskos, toda tienda de conveniencia debe aceptar tarjetas, si no, se le acaba lo conveniente ¿no?, o¿ ni a pagomático llegas?

    Que naco

    ResponderEliminar
  3. que verguenzas!!
    ha de pasar tu esposa contigo eh!!
    de seguro por eso mejor te saca el dinero
    jajaja
    oye, entonces no almorzaste?
    =S

    ResponderEliminar
  4. hazle como yo, siempre traigo en una bolsa un sombrero elegante con un papel que dice "press" en la toquilla y una libretita en la mano, cuando descubro que no traigo dinero rápidamente hago como que no me gustó la hamburguesa y amenazo con que escribiré un artículo en una revista inventada (sugiero: Le Chef Moderne o La Bella Cuisine) algenaro el sabor horrible de las hamburguesas, inmediatamente el gerente basta te hará otra gratis.

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajaja asi pasa en ocasiones
    mejor dejar un clavo en el carro o en algun escondite.
    porque si no ya caminaste.
    saludos mi sender.

    ResponderEliminar
  6. No traer lana al pagar una hamburguesa es de nacos gays

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.