miércoles, 7 de octubre de 2009

Encuentros Cercanos del Tercer Tipo

Aaahh que tiempos aquellos cuando estudiaba la carrera, eso de estar toda la semana en Colima y regresar a Manzanas los fines de semana eran toda una aventura, en primera por que en esos tiempos no había autobuses como los que hay hoy, no señor, eran unos tremendos camiones como de la segunda guerra mundial: Sin aire acondicionado, no tienen baño y a veces las ventanas no les sirven, con suerte te tocaba una ventana que se podía cerrar y abrir y a veces, una que no se podía cerrar y otras una que no se podían abrir, como el viaje de regreso a la capital casi siempre era ya en la noche, los mondrigos autobuses estos no tienen luz interior, el viaje parecía una película de Stanley kubrick, añadan que el viaje era como de una hora y media, no como hoy se hacen entre 45 minutos sin federales y 60 minutos si hay federales.

El asunto es que uno cuando viaja en autobuses como los de de esos tiempos, se expone a muchas cosas, algunas malas y otras todo lo contrario, como una vez que -no fue la última- me toco viajar al lado de una muchacha muy guapita, que no recuerdo su nombre y pues como eran ya las 10 de la noche y todo estaba oscurito y en el cotorreo y todo eso de que ¿Como te llamas? Que bonita sonrisa, que bonitos ojos tienes, debajo de esas dos cejas –la verdad ni se le veían- pues la cosa se puso bien cachonda y se formo la mele.

A medio viaje las figuras ya no se distinguían y todo era tómala, tuya, te la presto, regrésamela, tirititito, fuera de lugar, saque de banda y asi todo el viaje… No, no, no, la verdad en esas ocasiones un viaje de hora y media se siente como de diez minutos.

Ya llegando a Colima, nomas nos despedimos, me dio su teléfono, me dijo donde trabajaba y adiós… no la volví a ver, la verdad nunca la busque.

Y pues esa es una de las historias de autobuses y viajes nocturnos, donde si tienes algo de suerte puedes tener un Encuentro Cercano del Tercer Tipo.

9 comentarios:

  1. jajajajja eres un maestrazo sender jejeje
    y no era una fantama que se subia a los camiones en la noche?
    brbrrbrbrbrb.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. ah! que tiempos aquellos cuando no sabias usar blogger y estabamos bieeeeeen en paz.

    ANIMO!

    ResponderEliminar
  3. sender: sigo asustao. seguro que fue un encuentro cercano del tercer tipo y no un encuentro cercano con el tercer sexo...?

    ResponderEliminar
  4. Queria decir otra cosa, pero nada mas leo esto y me acuerdo de un "take me to you leader"


    Por lo demas, entre que le texto que me recuerda el corrido del ♪camion pasajero de esos que van pa sonora♪ yo iba cansado y con sueño cuando subio una señora♪ y lo que comenta Francisco uy. Parece una historia de terror juar.

    ResponderEliminar
  5. Epa, yo si se de eso.... varias veces me toco disfrutar de esa clase de recorridos todo incluidos en un Dina modelo olímpico a punto de caerse a pedazos, la diferencia es que mi recorrido era de 6 horas, y empezaba a las 12 de la noche, entonces ps habia mas chance de mas cositas, jejejejeje, y como yo entraba a las 12 a la uni, ps alguna vez me toco preguntar aquello de "tu depa o el mio?" llegando a guanatos...ah que tiempos aquellos me cae.

    ResponderEliminar
  6. Chin!!!... me ganaron el comentario...

    (Nunca sabrás quién!!!)...

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.