jueves, 16 de julio de 2009

El Jacobo

A principios de 1993 ya una vez reinstalado en mi casa, después de la aventura en Cabo San Lucas, triste porque apenas las cosas se daban con la güerita cara de pizza, mi madre tenía que llevar a mi abuela a Guadalajara. Mi Abuela materna, tenía la pequeña manía de que solo le gustaba viajar en tren… aquí a lo mejor, el único que les puede explicar o platicar, lo que un viaje en tren de Manzanas a Guanatos y viceversa, significaba, es mi compa el 07. Tomando en cuenta que en ese tiempo, viajar a Guadalajara en auto eran más de seis horas, el recorrido en tren eran un poco más 14 horas de viaje.

El tren se paraba hasta en los postes de teléfonos a levantar y bajar gente, equipaje y vendedores de tamales, enchiladas y lagartijas al pastor. Solo un vagón tenia aire acondicionado, el de primera por supuesto, la cosa es que ahí vamos, con nosotros, viajaba el Jacobo Malo, un ex vecino originario de Monterrey, que había venido desde Cuernavaca donde vivía en ese tiempo, a pasar dos semana de vacaciones en nuestra casa y de paso, para asistir a la boda de mi hermana la Sender Ronchas, total que a la tercera semana, se armo de valor y ya se había animado a regresarse a Cuernavaca y nos acompaño a Guanatos para de ahí tomar un camión a su casa.

El viaje realmente, tenía unos paisajes muy chingones, pero estos, estaban hasta entrando al estado de Jalisco, así que la primera parte íbamos aburridos -mas aburridos que la porra de la selección- en ese tiempo como la secretaria de turismo del estado, había tenido la iniciativa de cooperar con mejorar el transporte ferroviario, había instalado un bar en el fondo del vagón de primera, lo malo es que nos dimos cuenta hasta que ya llevábamos medio viaje, y pues ahí vamos, el Jacobo, mi hermano Sender Melon y yo al bar a echarnos unos tragos.

Es claro que como en ese tiempo, no teníamos ninguno de los tres trabajo, el dinero para chupar se nos acabo al tercer trago, por fortuna, en el bar estaba un viejito alemán, que según él, tenía tres meses viajando en tren por todo México, porque era la única manera de conocer lo mejor del país, la cosa es que nos empezó a pichar el alcohol, para cuando llegamos Guadalajara ya íbamos bien jarras y mi mama bien encabronada, una vez que bajamos maletas y nos despedirnos del Alemán cantando cielito lindo y haciendo el Hail Hitler, también fue hora de despedirse de nuestro amigo Jacobo.

Jacobo no estaba muy acostumbrado al alcohol, así que era el más pedo de los cuatro - incluyendo al alemán- tomar un taxi en la estación del tren a esa hora, era toda una proeza, así que el primer taxi que conseguimos fue para la visita, el chofer del taxi era mujer, nomas escuchamos cuando se subió Jacobo, que ella le dijo ¿a donde lo llevo güerito? y vimos como arrancaba y se alejaba.

Fue la última vez que supimos de él, no tenemos ni la menor idea si llego, si se regreso a su casa, lo secuestro la taxista o se caso con ella, nunca ni de chiste, el pinche Jacobo se ha vuelto a comunicar con nosotros… Se me ocurre ahorita, buscar en internet haber si lo encuentro.

Dato curioso: Jacobo es el único wey que conozco, que ha reprobado tercer año de primaria… Dos veces.

9 comentarios:

  1. ah que buena historia.
    creo que yo no seria capaz de viajar en tren... si en bus siento que paso por todas las etapas de un alcoholico: desesperacion, depresion,ira...

    ResponderEliminar
  2. De veras que buen cuento.

    Tenía un amigo con un extraño síndrome facial-ocular no sé que prometió largarse de Puebla y casarse en Jalisco terminando la secu, mintió y no la acabó pero se esfumó.

    Y si, conozco una vieja bien cabrona y bien buena pero bien tronco que reprobó 4to. de primaria una vez y quinto como otras dos para entrar a la secu de 15 años y muy buena.

    ResponderEliminar
  3. se me hace que fue plan con maña el del jacobo: se ha de haber hecho el briago y se quedó con el taxi.

    seguro ahorita es dueño de una flotilla de taxis, y por eso no te habla, para que no le pidas las utilidades de los últimos años...

    en una de esas hasta serías su socio ahorita.

    ResponderEliminar
  4. Polvo:
    A mi si me gusta viajar en autobus me voy bien dormido.

    Cadaver:
    En la secu habia una del salon como de 16 años y ademas de buena era facil.

    Greg:
    Lo voy a googlear.

    ResponderEliminar
  5. Nop no hay nada ni de sus hermanos ni de el... ¿si se lo habra robado la taxista?

    ResponderEliminar
  6. POr que no llamas al servicio de extraviados de televisa?
    No lo encuentran pero como haran propaganda del Jacobo, chance y la taxista te llama para decirte donde lo dejó.
    je!
    Saludotes!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja... buen relato!!!...

    Pero no, nunca me tocó viajar a Manzanas en tren... sin embargo, si lo hice a México y varias veces (12 horas de viaje)... a Mazatlán... y hasta Los Mochis!!!... donde hicimos 24 horas de camino...

    Pero era un trayecto maravilloso!!!... hoy, solo queda el Tequila Express... digno de un post especial...

    ResponderEliminar
  8. que cido sender, yo iba a tampico en tren.... no habia clima, olia a miados, y se paraba en cada poste para bajar gente....
    de eso ya no hay nada....
    me sieto afortunado....
    salu2

    ResponderEliminar
  9. Seguramente el Jacobo recuerda con gran cariño ese viaje en tren.

    Pero ahora sólo viaja en taxi.

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.