lunes, 2 de marzo de 2009

La Maldición

Yo tengo la maldición, cada que alguien se mete en mi vida o se opone a mis intereses, así sea la cosa más sencilla del mundo, desde que me ganan un estacionamiento, hasta el amor de una mujer, algo le pasa al que se atraviesa en mi camino.

Y no por acción mía, si no que, por causas que no llego siquiera imaginar, mucho menos entender, siempre algo les sucede, desde no poder conseguir trabajo, una enfermedad y hasta un accidente casi mortal.

El karma es cabron, no sé quién o qué hace eso, pero buena onda.

5 comentarios:

  1. nel, nos va de la chingada a todos hombre.

    Yo digo lo mismo de la vieja que nunca pude tener, según yo, todos los güeyes que andan con ella acaban llorando en el baño meses despues, y yo ya sé y no les puedo advertir para no verme ardilla.

    Una mala suerte indiferente de la amabilidad, buena estrella, belleza, fortuna, carisma, físico, personalidad.... Todos acaban berreando.

    En michoacán ese es el mal de ojo, así se ocaciona, producto de un deseo encabronado o una aguda envidia que no se pudieron consumar.

    ResponderEliminar
  2. ¿Mal de ojo? bueno a lo mejor en Michigan, pero no es otra cosa.

    ResponderEliminar
  3. Si es que pasa asi... entonces no se interponen en tu camino, mas bien te salvan de la mierda que comeras dia con dia...

    Caray! creo que nadie interfiere en tus asuntos!!

    WEBOS!

    ResponderEliminar
  4. el karma por meterse con los ancianos es grave

    ResponderEliminar
  5. Órale con el Sender!!!...

    Yo por eso mejor ni te contradigo!!!...

    ResponderEliminar

Yo no soy mamón, pon lo que quieras.